Skip links

Qué es lo que define la alimentación macrobiótica

¿QUÉ ES LO QUE DEFINE LA ALIMENTACIÓN MACROBIÓTICA?
En los tiempos que corren es fácil perderse entre tanta oferta “holística”. Leemos informaciones contradictorias aquí y allá, en las redes sociales, visionamos mil vídeos en YouTube con recetas deliciosas, nos arrastra la marea del “sin gluten”, “sin azúcar”, “sin huevos” y “sin lactosa”. Parece que la espiritualidad, el veganismo, lo trascendental, las disciplinas y terapias holísticas, están muy de moda. Tenemos una enorme oferta de dietas en el “mercado” de lo sano y natural: ¿“Paleo” o veganismo? ¿dieta cetogénica o la antioxidante? Y todas prometen lo mismo, a pesar de promover alimentos diferentes.

El exceso de información sin criterio o conocimiento profundos es igual de peligroso que su falta. Tal como George Ohsawa solía decir: “La teoría sin la práctica es inútil, y la práctica sin teoría es peligrosa”.

Cabe preguntarse: ¿Es la macrobiótica una “dieta” más? ¿Es una moda, como cualquier otra? ¿Qué es realmente la macrobiótica? ¿Es una dieta? ¿Qué propone?

La macrobiótica no es una dieta más. Más bien, se podría hablar de “las dietas macrobióticas”, por la simple razón de que busca el equilibrio personal y con el entorno. “Macro” significa “grande” y “Bios” significa “vida” en Griego clásico. Desde la antigüedad se ha hablado de la Energía Vital, que es la fuerza que está detrás de todo lo material. Todas las tradiciones antiguas han definido de alguna manera este concepto: Prana en India, Ki en Japón, Chi en China, la Energía Vital en la tradición occidental, la Gran Mente en América, Pneuma en la Antigua Grecia, Ruah en el Judaísmo.

Así pues, “macrobiótica” significa “Gran Vida” y, a nivel filosófico, significa vivir una vida plena y feliz en la que podamos realizar todo nuestro potencial como seres humanos. Este, ni más ni menos, es el objetivo de esta filosofía de vida que muchos, de forma simplista o errónea, describen como “una dieta más” o un “estilo de alimentación”.

En su principio y según las teorías filosóficas desarrolladas por Ohsawa (quien “re-introdujo” la macrobiótica en Occidente), el potencial humano puede manifestarse cuando nos encontramos en un alineamiento profundo. Esto ocurre cuando la mente, el cuerpo y el espíritu hablan el mismo idioma, y esto se traduce en la práctica en salud, libertad y consciencia.

Ohsawa consideraba que el alimento es uno de los grandes pilares de la salud. De hecho, la calidad de nuestra sangre depende en gran parte de lo que entra por nuestra boca, y nuestra sangre es nuestra vida.

Así pues, ¿con qué nos quedamos? ¿Existe una forma “macrobiótica” de comer?

Weston Price, famosísimo por sus estudios dentales comparativos, señalaba que entre 1.276 cráneos de indios peruanos antiguos no encontró una sola deformidad del arco dentario. Cerca del 100% de sus dientes estaban libres de caries y posiciones defectuosas. En comparación, un 75% de los norteamericanos modernos estudiados mostraban malformación de mandíbulas y arcos dentarios.

Existe un estudio que realizó el doctor Alexander Leaf sobre los habitantes de Hunza (Pakistán), Vilcabamba (Ecuador) y Abkhazia (Georgia, Ex-Unión Soviética) que es un clásico en su campo. En estos lugares remotos podemos encontrar personas que viven hasta bien entrados los noventa años. Su “truco” parece ser llevar una vida muy activa y útil, ser altamente considerados y respetados en sus comunidades, y comer alimentos muy sencillos.

¿Qué tienen en común estás dietas? Estudios de laboratorio han demostrado que, a pesar desus diferencias, las dietas de las personas más longevas del planeta son pobres en calorías, proteínas y grasas y ricas en hidratos de carbono complejos. Si nos detenemos a analizarlas, nos daremos cuenta de que todas ellas incluyen alimentos que son:

  • Frescos o conservados de forma natural
  • Producidos localmente
  • De temporada
  • Ecológicos (cultivados sin agrotóxicos)
  • Cocinados y preparados según métodos tradicionales
  • Adecuados para el estilo de vida de quien los consume.

¿Qué criterios podemos definir entonces como de “alimentación macrobiótica”? Si tuviéramos que definir de alguna manera en qué consiste la “dieta macrobiótica”, un buen comienzo sería seguir los criterios mencionados.

1. Comer de acuerdo con nuestra biología: Si observamos nuestra dentadura y la estructura de nuestro sistema digestivo, nos daremos cuenta de que, a pesar de ser omnívoros y poder comer “de todo”, eso no significa que “debamos” comer de todo. Los estudios sobre nutrición más recientes demuestran que una alimentación basada
en vegetales es favorecedora de salud.

2. Comer según nuestro clima y zona geográfica: existe un “orden” en la naturaleza que no debemos ignorar. Existe un tiempo y unos ritmos naturales, y de nuestra adaptación a ellos depende en gran parte nuestro propio bienestar.

3. Comer según la estación: la naturaleza nos provee de todo lo necesario en el momento preciso. La lógica dicta que  “nos comamos nuestro entorno” para equilibrarnos con él. No lo hacemos si nos empeñamos en tomar alimentos que se dan en otras épocas del año o si abusamos del tomate y las ensaladas en invierno, o abusamos de la carne y los horneados en verano.

4. Comer de acuerdo con nuestra constitución: Cada ser humano y su ADN son únicos. Lo que sirve para unos no sirve para otros. Todos sabemos que alguien con una constitución robusta no debe comer de la misma manera que alguien seco y enjuto.

5. Comer de acuerdo con nuestro estilo de vida: El mismo razonamiento nos dicta que no debe alimentarse de la misma forma un obrero de la construcción que un profesor de vida sedentaria. Ni tampoco una mujer joven que un anciano.

6. Dar importancia a los alimentos de origen vegetal, en cuya base encontraremos los granos integrales, verduras y legumbres. Instituciones como la OMS o la Universidad de Harvard ya promueven este tipo de alimentación.

7. Comer productos de producción ecológica: hoy en día la mayoría de los productos que podemos encontrar en los supermercados están llenos de aditivos, que son muy perjudiciales para la salud. Innumerables estudios demuestran que los beneficios de una dieta basada en productos ecológicos reduce considerablemente los riesgos de padecer las llamadas “enfermedades de la civilización”.

8. Comer con criterios de sostenibilidad medioambiental: ¿Nos hemos preguntado cual es el impacto medioambiental de lo que ponemos en nuestro plato? Aunque sea vegano y “sano”, nuestro menú puede ser absolutamente insostenible si lo componen plátanos de Costa Rica, calabazas de Argentina, naranjas de Sudáfrica y anacardos de Brasil. ¿Sabemos que son necesarios entre 15.000 y 20.000 litros de agua para producir un kilo de carne?

9. Comer de acuerdo con el efecto bioenergético de los alimentos, YIN y YANG, según la filosofía oriental. La macrobiótica considera que todos los fenómenos de la naturaleza responden a la interacción de dos tendencias opuestas y complementarias, expansión y contracción, frío y calor, el yin y el yang de la filosofía oriental. Los alimentos también expresan esta energía vital, manifestada en forma de opuestos complementarios. Unos refrescan (fruta, lácteos blandos, azúcar, bollería, etc) y tienden a acumularse en la parte superior del cuerpo y otros calientan (carne, horneados, sal, adobados, etc) y tienden a acumularse en la parte baja del cuerpo. Si tomamos alimentos “equilibradores” (granos integrales, verduras, legumbres, algas y frutas de temporada, y prescindimos de alimentos “extremos”, favoreceremos una alimentación sin estrés metabólico.

Así pues, la macrobiótica nos invita a una gran vida, donde no sólo el alimento físico tiene gran importancia, sino que debe ir acompañado (y esto a menudo ocurre como resultado del propio cambio en la alimentación) de una consciencia global, más allá de dietas de adelgazamiento o desintoxicantes, modas pasajeras y regímenes milagrosos. La macrobiótica supone un cambio profundo a nivel personal y social, que viene de la mano de la libertad de elegir aquello que beneficia a nuestro cuerpo, mente y espíritu.

Ignacio Javier Aragüés

Macrobioteca

Join the Discussion